4. Poquito a poco

A veces uno intenta abarcar demasiado y acaba no consiguiendo sus objetivos y llevándose de propina un buen “bajón”… todo lo contrario de lo que queremos.

Por eso, no seamos demasiado ambiciosos.

Aunque haya más de una cosa que te gustaría cambiar… empecemos por una sola de ellas.

1. Elige qué será y la llamaremos X en las entradas que escribamos.

2. Prepárate para empezar el día señalado

No nos apresuremos, tenemos de tiempo hasta el lunes para empezar. Es como si tuviéramos una cita o fuésemos a hacer un viaje que nos apetece mucho.

3. Si tienes un tropezón, te levantas, te sacudes el polvo… y en marcha otra vez

No de desanimes si “tropiezas”. Esto puede no resultar fácil en algún momento, y a veces ocurre que… volvemos a nuestras viejas costumbres. No te preocupes, es parte del proceso, por eso le llamamos un “hábito”, porque el puñetero se pega y se resiste… Lo que sí tienes que hacer es “resetear” el contador. Empiezas otra vez a contar días… hasta que hagas un mes.

4. No puedo bajar una escalera en la niebla… pero sí un escalón.

Un mes… uff estarás pensando, sin hacer X… nunca más… uffff.

Hagámoslo más fácil. ¿Has visto esos carteles en los bares que dicen “Hoy no se fía, mañana sí”.

Nosotros igual: “Hoy paso de X… mañana, ya veremos”. Bajemos la escalera peldaño a peldaño… así es más fácil.

6. ¿Qué hago si X es parte de mi vida cotidiana o mi trabajo?

Si X es la consola, es en cierta manera fácil. Puedes meterla en un cajón y listo. Hay otras X que son parte de nuestra vida cotidiana y nuestro problema es cómo nos relacionamos con ellas, pero no podemos prescindir de su uso. Por ejemplo, si quieres pasar menos tiempo con el ordenador, pero es tu herramienta de trabajo, o bien tienes que consultar tu correo… ¿qué puedes hacer?.

Hay que reconocer que esto será más difícil, pero tiene solución. Hazte un horario y usa X sólo lo imprescindible.

7. ¿Qué pasa con la adicción física?

Aprovecho para recordar de nuevo que ESTO NO ES UNA TERAPIA NI SUSTITUYE NINGUNA TERAPIA. Así que si tienes una adicción física compleja, debes buscar una terapia profesional compañero.

Pero para los que estáis aquí por el chocolate, el café, el té, etc. efectivamente tendréis que afrontar un “mono” físico. Aunque no os preocupéis, lo más difícil sigue siendo la adicción mental.

Para lo físico, podemos usar nuestra particular “metadona”.

Si bajas la cantidad de café y la tensión te cae por los suelos… tómate algún té. Si te comías las uñas hasta los muñones… puede estar bien que ocupes tus manos con algún juguetito que te tenga entretenido.

Busca una forma de “sustituir” la relajación que te producía X.

8. ¡Diviértete, hombre!

¿Te imaginas a alguien que quisiera dejar el tabaco y se sentase en una mesa a mirar un paquete sin ninguna otra distracción durante horas? Yo no podría…

Diviértete, ponte a hacer otra cosa, date un paseo, queda con los amigotes… diviértete. hombre.

Mientras te estés sintiendo bien, no echarás de menos ninguna otra cosa

¿Tiene sentido verdad?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s